Tecnología Láser

Sólo tenemos Láser Alejandrita con el mejor sistema de refrigeración

¿Cuál es la ventaja de depilarse en nuestro Centro?
Somos un centro médico especializado en depilación médica láser. El personal sanitario que maneja los láseres está perfectamente formado en la tecnología y recibe sesiones de formación continuada periódicamente. Empleamos láseres médicos, que frente a otros láseres de establecimientos no médicos, permiten obtener mejores resultados. Son láseres de mayor potencia que permiten obtener una depilación definitiva en menos sesiones. Además, sus sistemas de seguridad son mejores, y la posibilidad de que se registre un efecto secundario es menor.
¿Cómo funcionan los láseres de depilación?
El láser emite una gran cantidad de luz que, proyectada sobre la piel, atraviesa diferentes capas de la piel sin dañarla. La luz es absorbida por los pigmentos oscuros, la melanina del pelo, con lo que éste se calienta y, como consecuencia, las células germinativas del pelo se destruyen y el pelo no vuelve a crecer. Como el día del tratamiento no todos los pelos están en la misma fase de crecimiento, vuelve a crecer el vello después de cada sesión. De esta manera, si se tratan zonas pilosas estables, en cada sesión se consigue una reducción de entre una cuarta y una tercera parte del vello.
¿Cómo se elimina el vello?
El vello se va eliminando de manera progresiva. En la consulta informativa se determina el comienzo del tratamiento y se pauta el intervalo de tiempo entre las sesiones, que van de 4 semanas a 3 meses, según la zona a tratar. En ese intervalo de tiempo, la zona depilada está libre de vello, cuando éste comienza a aparecer es el momento idóneo para hacer la siguiente sesión. Desde el momento en que empezamos el tratamiento de depilación láser, nunca podemos utilizar sistemas de depilación que eliminen el pelo de raíz como depilación con cera, pinzas o cualquier otro método que extraiga la raíz del pelo, ya que resta eficacia al tratamiento. Como consecuencia de la evolución del tratamiento, se va viendo que cada vez el pelo es más fino y se va reduciendo la densidad. Después de las primeras sesiones, comprobamos que hay menos vello y el que queda tarda más en volver a salir, prolongándose el intervalo entre sesiones.
¿En qué se diferencia la depilación láser de la fotodepilación?
En realidad “fotodepilación” significa depilación por luz y debería englobar a todo tipo de aparatos. En la práctica, en España el término “fotodepilación” se aplica a los aparatos de luz pulsada intensa (IPL), pues fueron estos aparatos IPL los primeros en salir al mercado mundial en 1996. Después se desarrollaron los láseres de depilación. Los láseres de depilación son aparatos con una sola longitud de onda y un único tipo de luz (bien 755 nanómetros como el de alejandrita, bien 800 nm como el de diodo, bien 1.064 nm como el de Neodimio-YAG) y son diseñados específicamente para depilar. Los aparatos de luz pulsada intensa (IPL) tienen un abanico amplio de longitudes de onda (de 550 a 1.200 nm). Depilan, pero también sirven para otras funciones. En el mercado hay una amplia variedad de aparatos de fotodepilación de todo tipo y procedencia, algunos con potencias muy bajas para uso en centros cosméticos o de uso domiciliario. En algunos estudios publicados y en nuestra propia experiencia, los resultados del láser son mejores. Desde 1998 disponemos de IPL médico (“fotodepilación” en España) pero el láser lo ha desbancado en las preferencias de las personas que tratamos.
¿Diferencias entre Láser Médico y Láser Estético?
La depilación mediante láser o mediante luz pulsada se debe realizar bajo ciertas condiciones para obtener un resultado eficaz. Para que el láser consiga una depilación permanente, es necesario que la piel esté poco bronceada y que el pelo que vamos a depilar sea oscuro. El pelo blanco, rubio o pelirrojo no es posible depilarlo con láser, ya que carecen de melanina. Por otra parte, el aparato que utilizamos debe tener unas características que lo hagan eficaz: ha de ser suficientemente potente, tener un spot de tratamiento suficientemente grande, tener un sistema de refrigeración de la superficie de la piel y una longitud de onda o color de luz que se absorba suficientemente por el pigmento del pelo. Potencia del aparato: Se debe administrar suficiente cantidad de luz en cada pulso de láser para poder destruir definitivamente el folículo o la raíz del pelo. Si esta cantidad de energía es inferior a un determinado umbral, el pelo podrá ser destruido, mientras que la raíz o folículo del pelo seguirá indemne. De esta raíz volverá a surgir el tallo del pelo pasado unas semanas, y así sucesivamente, sin que se consiga ninguna reducción en la cantidad de pelo. Esta depilación sería parecida a la cera o la cuchilla, aunque fuese realizada mediante láser o luz. Spot de tratamiento: los láseres eficaces en la depilación tienen un spot de tratamiento de al menos 1 cm2. Si el tamaño de este spot es menor, como la luz se dispersa a medida que penetra la piel, no se consigue alcanzar una cantidad suficiente de energía en la profundidad de la piel como para destruir la raíz del pelo. Un sistema de refrigeración adecuado: Aunque la piel sea más clara que el pelo, no resulta exactamente transparente y también puede calentarse con la luz que está destinada a destruir la raíz del pelo. Por este motivo, si un láser es suficientemente potente, tiene un spot suficientemente grande y su luz tiene un color que es suficientemente absorbido, la superficie de la piel ha de ser obligatoriamente refrigerada, ya que de lo contrario, podría experimentar quemaduras. De hecho, si un láser o aparato de luz pulsada no lleva incorporado un sistema de refrigeración superficial de la piel, no nos engañemos, no es suficientemente eficaz y no destruye la raíz del pelo. Esta suele ser una de las claves que nos permite saber si un sistema de depilación es bueno o no. Naturalmente, un láser o un aparato de luz pulsada que no lleva incorporado un sistema de refrigeración, no emite un color adecuado, no tiene un spot amplio y no tiene potencia suficiente, resulta mucho más barato, pero no elimina de forma definitiva el vello. Esto tiene una repercusión en el precio final del servicio que se ofrece, pero el cliente ha de tener muy claro si prefiere pagar poco dinero por cada sesión de tratamiento pero un número ilimitado de sesiones de por vida, o un poco más de dinero por un número limitado de sesiones. La conclusión es que al final, lo barato sale caro.
¿Qué tecnología utilizamos?
Láser de Alejandrita, emite luz con una longitud de onda de 755 nm, que corresponde al color rojo. Ofrece dos ventajas importantes con respecto a otros equipos: emite pulsos de luz cortos y posee un diámetro de spot grande. Los pulsos cortos son fundamentales para tratar el pelo de menor calibre o el vello fino. Por otra parte, los spots de tratamiento lo convierten en el láser con la máxima eficacia y seguridad para la piel como primer requisito.
¿Cómo es la primera consulta?
Se realiza una historia clínica, se examina las zonas a tratar y valora el fototipo o color de piel, el tipo de piel, grosor, cantidad y color del pelo, antecedentes de enfermedades, alteraciones hormonales o alergias. En la misma consulta se realizan varias pruebas de seguridad con el láser. La primera consulta y pruebas son gratuitas.
¿Por qué son necesarias varias sesiones?
El número de sesiones no se puede determinar a previamente, ya que hay varios factores que influyen como, su tipo de vello y el tipo piel de cada paciente, edad, sexo, área a tratar y la influencia hormonal. A partir de ahí, se determina la frecuencia de las sesiones que puede ser más aconsejable. En cada sesión no todos los pelos alcanzan la temperatura suficiente y necesaria para que muera definitivamente. Algunos pelos no mueren, pueden regenerarse y vuelven a salir, aunque con posterioridad y más debilitados. El intervalo inicial entre las sesiones varía entre las 4 y 8 semanas para tratamientos faciales y entre dos a tres meses para tratamientos corporales. Con 6 u 8 sesiones, en general, se obtiene una buena pérdida definitiva de pelo en medias piernas, ingles y axilas.
¿Qué zonas me puedo depilar?
En principio, se puede depilar todo, pero no a todas las personas de la misma manera. En la primera visita se valorará el pelo y la piel, indicando qué zonas se pueden depilar y cómo debe ser el tratamiento.
Zonas mujeres
En mujeres, las zonas más comunes son, en general, las piernas, ingles y axilas. Es también común la depilación de antebrazos, labio superior, vello abdominal, lumbar y areolas. También es muy frecuente depilar las zonas genital y perianal. La depilación láser facial en mujeres (hirsutismo), requiere un tratamiento específico y una cuidadosa valoración ya que no siempre es aconsejable el tratamiento en ciertas zonas faciales, y puede no tener buenos resultados, que puede derivar en una estimulación indeseada del vello facial (efecto paradójico). En este sentido, los láseres de baja potencia pueden dar lugar a esta estimulación indeseada de pelo por láser. En este sentido, los láseres de baja potencia pueden dar lugar a esta estimulación indeseada de pelo por láser. El efecto paradójico consiste en que en la zona depilada crezca un pelo más largo y negro del que había previamente, en BodyClinic tenemos un protocolo de depilación facial que previene la estimulación indeseada de vello durante la depilación láser.
Zonas hombres
Las zonas más frecuentes en hombres son la espalda, hombros, tórax, abdomen y nalgas; pero cada vez más las piernas, axilas, ingles, zona genital y perianal, brazos, manos, entrecejo, barba, pómulos, nariz y orejas. La diferencia en la depilación de hombres, son el pelo en tórax, abdomen, hombros y espalda, que tienen más cantidad y de mayor grosor. Esto es debido a la cantidad de Testosterona que fabrica cada persona y el tipo de pelo.
¿Es dolorosa la depilación láser?
Es normal notar molestias, como si de una leve quemazón se tratara. Para aliviarlas, a ciertas personas se les receta una crema anestésica, que se aplica en la zona una hora antes. Asimismo, los láseres disponen de sistemas de enfriamiento que enfrían la piel a la vez que la luz incide sobre ella.
¿Se puede depilar encima de lunares o manchas oscuras?
Primero, un dermatólogo debe realizar un diagnóstico preciso del tipo de lunar o mancha. En algunos casos puede necesitar una biopsia. Si el lunar es benigno, con determinados cuidados puede llevarse a cabo una depilación láser con éxito en pacientes de todas las edades, incluso en niños y niñas.
¿Qué limitaciones tiene la depilación láser?
El láser no puede eliminar el pelo blanco, muy claro ni el vello muy fino. Tampoco se puede utilizar en personas de piel muy oscura o bronceada.
¿Se puede tomar el sol durante la depilación médica láser?
Antes del tratamiento se debe tener la piel lo más blanca posible, ya que, si no, la piel capta la luz del láser y puede quemarse. Después de realizarse la sesión de depilación, aconsejamos dos o tres días de espera antes de exponer la piel tratada al sol. Después de este tiempo, es posible la exposición al sol, pero empleando un filtro solar con factor de protección 50+.
¿Qué época del año es la mejor para la depilación láser?
Cualquier momento, siempre que la piel no esté bronceada. De hecho, si realizamos una sesión previa al verano, estaremos dos meses sin necesidad de depilarnos. Al volver de vacaciones, se habrá de esperar a perder el bronceado para continuar con el tratamiento.
¿Recomendaciones para un tratamiento efectivo?
Es imprescindible que las sesiones se realicen en los intervalos de tiempo indicados por el personal que le realiza la sesión del tratamiento. Cuando acuda a la sesión, debe comunicar si está tomando alguna medicación o si la ha tomado recientemente. La piel no puede estar bronceada, ni con cremas (autobronceadora, purpurinas, anticelulíticas), ni desodorantes, ni maquillaje, la piel tiene que estar completamente limpia y seca. Tampoco puede estar el pelo con productos decolorantes. Una vez comenzado el tratamiento, no debemos utilizar entre sesiones ningún tipo de depilación que extraiga la raíz del pelo como cera, pinzas o aparatos tipo silk-epel. Pero podemos rasurarnos con cuchilla siempre que sea necesario. En los casos en los que queda poco vello o es muy fino, aconsejamos que 15 días antes de la sesión, el paciente se pase la cuchilla para poder valorar mejor la cantidad y el grosor del pelo que persiste. Una vez realizada la sesión en la superficie de la piel, puede surgir alguna rojez, que después desaparece a las pocas horas. También puede suceder que alrededor de los orificios del pelo se produzca algo de inflamación e incluso microhematomas. Todos estos procesos desaparecen pasadas unas horas. Tras la sesión, el pelo puede tardar en caerse unos días, ya que tiene que expulsar el folículo piloso, pero en caso necesario se puede pasar la cuchilla hasta su completar su expulsión.
¿Qué resultados se puede esperar en BodyClinic?
En la mayoría de las áreas se logra un porcentaje muy alto de pelos que no vuelven a salir nunca, especialmente en piernas, ingles y axilas. Además, se consigue un importante retraso en el crecimiento del pelo y una disminución del grosor del vello. Pueden necesitarse sesiones de mantenimiento para pelos residuales difíciles. La cara requiere sesiones de mantenimiento durante años o de por vida, aunque muy espaciadas.
Llama ahora
Directions