Cavitación

Principalmente se utiliza para la reducción y eliminación de la celulitis, grasa localizada y tras los tratamientos intradérmicos

¿Qué es?

Es un método no invasivo que consiste en la ruptura de la célula adiposa. Son emisiones de ondas acústicas de alta frecuencia que elevan la temperatura de la zona en la que actúan logrando la ruptura de la membrana celular y la emulsión y descomposición de las moléculas grasas, transformándose en sustancia soluble.

¿Para qué se recomienda?

Esta técnica tiene muchos beneficios a nivel estético. Principalmente es utilizada para la reducción y eliminación de la celulitis, ya que en un tiempo prudencial consigue resultados similares a la liposucción pero sin necesidad de pasar por un quirófano. La cavitación actúa tanto en las capas superficiales como en los tejidos adiposos profundos, y una vez eliminada, esa misma grasa no vuelve, evitando así el efecto rebote. Si lo acompañamos de ejercicio y dieta equilibrada podremos lograr una reducción de la celulitis definitiva.

¿En qué consiste el tratamiento?

El procedimiento consiste en la aplicación extracorpórea de ultrasonidos de alta intensidad que se focalizan sobre el panículo adiposo. Esto provoca cambios de presión en el líquido intersticial del tejido graso, generando microburbujas que logran la ruptura de la membrana celular y la descomposición de los nódulos de grasa, convirtiéndolos en partículas más pequeñas que se eliminarán posteriormente por medio del sistema linfático y vías urinarias.

¿Cuándo se aprecian los resultados?

Los resultados se aprecian desde la primera sesión, aunque puede variar en función de la cantidad de tejido adiposo de cada persona.

Se recomienda realizar 1 sesión por semana, dejando un intervalo entre 4 a 10 días, ya que hay que dejar un tiempo de descanso para que el cuerpo drene toda esa grasa y se estabilice.

Contraindicaciones

La Cavitación no puede ser tratada en personas embarazadas o en periodo de lactancia, menores de 18 años, con cualquier infección activa, marcapasos cardíaco, prótesis articulares, enfermedades convulsivas, hipertensión, coagulopatias, hemorragias recientes, dispositivo ultra uterino, flebitis, tromboflebitis, cirrosis hepática, insuficiencia hepática y renal, lesiones cutáneas, con herpes, úlceras gástricas, dermopatias, procesos inflamatorios graves (tuberculosis, VIH, neoplásticos), implantes metálicos, así como cualquier traumatismo reciente o heridas en cualquier zona del cuerpo. Destacar que no se debe realizar durante el ciclo menstrual.

Recomendaciones

Antes de realizarse el tratamiento es aconsejable beber como mínimo 2 litros de agua, así como evitar ingerir alimentos ricos en grasas. Para que el tratamiento resulte más efectivo se recomienda llevar una alimentación rica en frutas y verduras, así como ejercicio físico diario. Se recomienda realizar 1 sesión por semana, dejando un intervalo entre 4 a 7 días, ya que hay que dejar un tiempo de descanso para que el cuerpo drene toda esa grasa y se estabilice.

Duración del tratamiento

Entre 20 y 40 minutos.

¡Llámanos y Solicita tu cita para obtener el Mejor Precio!

Pide cita AQUÍ

Llama ahora
Directions

Esta página utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar